Parece haberse puesto de moda la idea, mitificada, de dirigir un hotelito con encanto. Es algo con un cierto halo bucólico que parece fácil de llevar. Sin embargo, antes de lanzarte debes tener claro cómo gestionar un hotel pequeño.
Existe el pensamiento erróneo de que es más fácil llevar la gestión de un pequeño hotel que la de un establecimiento de grandes dimensiones. Eso no se corresponde con la realidad. Quienes se encargan de la gestión hotelera de estos alojamientos saben bien a las situaciones a las que deben hacer frente para no sucumbir ante las grandes cadenas de hoteles.

Cómo debe ser la estrategia en la pequeña hotelería

Lo primero que debes saber es que para un gran hotel es mucho más fácil promocionarse con bajadas de tarifas. Eso, para el establecimiento más modesto, resulta prácticamente imposible. La razón es que posee menos habitaciones y una mayor limitación de disponibilidad. A los grandes les sobran habitaciones y no renuncian a emplear esa ventaja para atraer a nuevos clientes.

 

Cómo competir con las grandes cadenas

Esa es la pregunta, porque se puede competir con los grandes hoteles. Eso sí, será a cambio de mucho trabajo, una buena estrategia y una estudiada gestión hotelera. Existen menos habitaciones, sí. Pero le puedes sacar mucho partido.
Para ello tienes que compilar y estudiar los datos. Datos que deberían encargarse a asesores cualificados como los de Perfeqto, especializados en temas como la gestión de establecimientos hoteleros de menor tamaño.
Ellos se encargan de auditar el establecimiento y conseguir datos medibles. Averiguan cuál es la reputación online del local y si se están empleando los canales adecuados para comercializar la marca.
Por supuesto, saben que es vital trazar un plan estratégico que engloba la viabilidad, la comercialización, los presupuestos y la visión de futuro. Con toda esa información calculan el ROI. Esta es la manera de saber cuál será el retorno de la inversión.
Su área de RR.HH. también puede encargarse de la selección del personal más adecuado. Un establecimiento de hotelería depende mucho de la calidad de sus trabajadores. Para ello, tendrás que mantenerlos en formación continua.

Qué ocurre con la parte más técnica de la gestión hotelera

Los procesos técnicos son fundamentales para que todo vaya bien y aprovechar al máximo las posibilidades de rendimiento. Contar con el asesoramiento de una empresa especializada permite la externalización de cuestiones como la gestión de activos turísticos, la gerencia operacional y la contratación de operadores.
Todo esto debe contar con un soporte de marketing que ayude a consolidar la marca. El pequeño hotel debe apoyarse sobre una estrategia de comunicación concluyente. A través de ella se realizarán las campañas promocionales en canales offline y online y se trabajará por mejorar la reputación de la marca en RR.SS.
Este negocio precisa también de software específico: sistemas de gestión, motores de reserva, un yield management que adapte el precio de las habitaciones a la demanda en tiempo real? Para estos asuntos puedes buscar el asesoramiento o incluso encargar la externalización de los servicios y disfrutar de los frutos de haber aprendido cómo gestionar un hotel pequeño.