Si queremos emprender un nuevo proyecto de hostelería en Asturias debemos saber que cada detalle cuenta. Desde el lugar donde se encuentre el local, la cualificación del personal contratado, los servicios prestados, así como el papel que jugamos en redes sociales.
Tanto si es un proyecto nuevo como si quieres que tu negocio mejore y aumente sus ingresos, es importante realizar una auditoría para restaurantes, que descubra qué falla y qué mejorar.

Gestión de hostelería

En una ocasión, un hostelero nos contó su caso particular. Llevaba años con su restaurante y siempre le había ido bien. Se encontraba en una calle paralela a la principal, en el centro de su ciudad. Sin embargo, en los últimos meses venía observando pérdidas.
Al poco tiempo descubrió que tenía un nuevo competente. Ofrecía productos y servicios similares pero tenía un factor diferencial: su ubicación. Este local se encontraba en un lugar más accesible y de tránsito, y a pesar de ofrecer lo mismo, lo diferenciaba eso.
Cambiar de localización habría supuesto un trastorno importante para su negocio, así que optó por modificar otros factores: el menú, el trato al cliente… y comenzó a recuperar clientela.
La clave está ahí, en distinguirnos y ofrecer algo único y diferente.
Es un simple ejemplo para demostrar la importancia de realizar una auditoría para restaurantes, como ofrecemos en Perfeqto, pues vislumbra la razón de las pérdidas u otras alteraciones.

Factores de una auditoría

El análisis de la competencia directa es determinante, no solo al inicio de nuestro proyecto, sino de forma continua, ya que el mercado es cambiante y nuevos negocios se emprenden cada día.
Del mismo modo, también debemos llevar al día el análisis de nuestra clientela, para adaptar nuestros servicios a sus necesidades y preferencias, así como el análisis de mercado para descubrir nuevas posibilidades culinarias.
A la hora de realizar una auditoría debemos enfocarnos tanto en el exterior (competencia, clientela…) como en el interior de la empresa: evolución, reputación, trato de los trabajadores a los clientes y qué pueden mejorar, los servicios a ofrecer, perfil del cliente cotidiano, las horas puntas…
Conocer estos valores nos sitúa en el contexto para saber cómo actuar y alcanzar el éxito empresarial como hostelero.
Dentro de la auditoría se encuadran varios elementos: informe de calidad, auditoría interna, informática, de comunicación… que deben realizarse continuamente, ya que el mercado es cambiante y las correcciones de hoy pueden tener que volverse a modificar tras unos meses.

Tu papel virtual

Las redes sociales son una gran herramienta para impulsar nuestro negocio, pues miles de personas se mueven por Internet.

Es importante, por tanto, tener presencia y una buena imagen en ellas, pues los seguidores de nuestra página son posibles clientes. Si tenemos una buena reputación en la web, se verá reflejado en la economía del negocio. Por tanto, es una vía muy efectiva para darnos a conocer.
Además, los comentarios y valoraciones de los clientes pueden suponer que otros internautas se interesen por nuestro local y además ayudarán a detectar y cambiar las debilidades de nuestro negocio.

Eso sí, debemos tener una estrategia de negocio, por lo que una auditoría para restaurantes puede ser muy útil.