metodo smart

Definir los objetivos de un sistema y plantearse metas es un paso indispensable en la estrategia hotelera. La técnica SMART para hotel es muy buena técnica para conseguirlo y representa uno de los fundamentos del éxito en la hotelería.

¿Qué significa SMART?

Proviene de las siglas en inglés que proporcionan objetivos «S» (specific) específicos, «M» (measurable) medibles, «A» (altainable) alcanzables, «R» (relevant) relevantes y «T» (time bound) encuadrados en el tiempo. ¿Cómo aplicarlo a la gestión hotelera? Lo analizaremos definiendo cada uno de estos conceptos.

La técnica SMART en la gestión hotelera

Specific
Un objetivo genérico será más difícil de alcanzar que su división en partes más concretas. Por ejemplo, no sería adecuado establecer como objetivo ser la mejor cadena hotelera del mundo. Por contra, se debería desgranar este objetivo en metas específicas que conduzcan a él. Empezar con mejorar la atención al cliente u optimizar el modelo de reservas sería una buena opción.

Measurable
Un objetivo que pueda medirse representa un punto clave en la estrategia de un hotel. En efecto, permite analizar datos y saber en qué se está actuando bien y en qué se debe mejorar. En el ámbito hotelero, un buen ejemplo sería lograr realizar 3 reuniones en un plazo determinado para tratar un tema concreto, asegurando la asistencia de los convocados y fijando un plazo para la próxima reunión.

Altainable
El objetivo que se quiera alcanzar ha de ser racional. Si ponemos el listón muy alto, corremos el riesgo de no alcanzarlo y causar fatiga y decepción, lo que restará energía al equipo. Por ello, prima mucho más el realismo que la quimera, ya que será más fácil de alcanzar y dará ese grado de satisfacción que impulsa al hotel a seguir con más proyectos.

Relevant
¿Por qué nos interesa determinado objetivo? Esta es la pregunta que define esta sigla. No podemos intentar atacar un objetivo de gestión hotelera sin valorar en qué grado afectará a nuestra empresa o a los clientes en general. Por ello, este paso requiere de un análisis concienzudo de posibles demandas para lograr una meta que no solo cumpla objetivos, sino que beneficie al conjunto global del hotel y sus clientes.

Time Bound
Si un objetivo estratégico no está acotado dentro de un espacio temporal, se convierte en un proyecto abierto, sin reglas. Y estos proyectos suelen quedarse en el tintero, ya que no soportan ningún tipo de presión sobre ellos. No es correcto decir que un proyecto se llevará a cabo «lo antes posible», ya que sigue sin estar concretado. La mejor opción pasa por concretar una fecha determinada, incluso una hora concreta. Este trabajo, podríamos decir, a contrarreloj, es la mejor manera de volver a dar impulso a una estrategia detenida.

En conclusión

Mediante la aplicación de la técnica SMART en un hotel, conseguiremos medir objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo de tiempo determinado. Una técnica que sigue cosechando éxitos en la industria hotelera y que parece seguir triunfando en sus futuras estrategias para mejorar como hotel todo lo posible y más.