La mejor receta que se puede tener es la pasión

Ferran Adrià